Acción crítica en educación

Lo de todos los días

Posted in Uncategorized by JuanV on 19 febrero 2009

Una de las dificultades con las que nos encontramos en clase en estos días inciertos de extremismo pedagógico es la imposibilidad de avanzar en la materia, al menos como se solía hacer antes, por lento que fuera el ritmo de progreso. Sencillamente no se puede contar con que los alumnos estudien en casa, no se puede pensar en dar por aprendido lo explicado el día anterior o durante toda la semana anterior. Como mucho, y en el mejor de los casos, completan en casa los ejercicios que no ha dado tiempo a terminar en clase. Y muy poco más. Sólo unos cuantos alumnos se cuestionan la aplicación de lo supuestamente aprendido a los ejercicios, pocos repasan lo explicado en clase ese día; menos aún son los que recuerdan lo visto la semana pasada. Pero es que incluso desde la administración educativa, oficialmente, parece fomentarse la idea de que el objetivo es tener a los alumnos entretenidos en clase, con cualquier cosa no importa qué sea, puesto que no van a aprenderlo de todas formas. Eso es lo se nos pide que hagamos, aunque al final de 4º curso de ESO se hable de objetivos alcanzados. La cuestión es ¿cómo? ¿Cómo se supone que los chavales han de aprender si no estudian? ¿Por qué van a estudiar si no se les obliga? ¿Por qué van a estudiar si aprueban y promocionan de un curso a otro con asignaturas suspensas, a veces con todas, sin problemas?

Por otra parte las autoridades educativas no dejan de hablar de fracaso escolar, probablemente porque “retrata” fielmente la situación del sistema educativo; pero no se les oye preocupados igualmente por el nivel de conocimientos de los alumnos, por evaluar lo que realmente hayan aprendido en los centros educativos. Los pedagogos, por su parte, tienen nombres de evaluaciones para todo y de todo, pero parece que la que menos cuenta para ellos es precisamente la que realmente importa: conocer lo que nuestros alumnos saben. La administración maneja muchas estadísticas, pero ninguna tiene, o bien muy poco airea, la que se refiere al nivel de los conocimientos de los chavales en las distintas asignaturas. Pero ¿de qué serviría que el índice de fracaso escolar fuera bajo o inexistente, si se quiere, cuando el nivel de conocimientos de los chavales fuera irrisorio? ¿De qué se trata entonces, de bajar el índice de fracaso escolar a toda costa o de procurar que los chavales aprendan? ¿Y qué se puede hacer para que aprendan quienes no quieren? ¿Por qué han de estudiar todos lo mismo hasta los 16 años?

Hace falta un cambio radical del sistema educativo. Y ya.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: