Acción crítica en educación

Entender a los alumnos

Posted in Uncategorized by JuanV on 4 abril 2009

No es la primera vez que se oye, entre otras sandeces, eso de que nuestros jóvenes hablan un lenguaje distinto al nuestro de los adultos y que por tanto, para poder llegar a ellos, tendremos que empezar a hablar como ellos. Pero ahora lo ha dicho la señora Ministra de Educación (se pretende asociar la idea de la web 2.0 con una nueva etapa o fase educativa,la educación 2.0; muy original ). Parece que habría que prestar atención y aclarar esa estúpida idea de una vez.

Vamos a ver: en primer lugar no debe sorprender que nuestros alumnos tengan problemas para entendernos (no leen lo suficiente; deberían leer mucho más); al fin y al cabo se supone que están todavía estudiando, están en un período de formación entre otras cosas para poder integrarse a esta sociedad, entender a los otros y hacerse entender por ellos. De ahí la importancia de leer, leer sobre todo, como vehículo de aprendizaje social en general.Pero no se debe olvidar que son ellos, los alumnos, los que deben aprender el idioma, la lengua y cuantos otros códigos sociales y de comportamiento son necesarios para la convivencia; nosotros los adultos ya los conocemos; somos nosotros los que tenemos mucho que transmitirles a ellos y no al contrario. Son ellos los que han de integrarse a la sociedad, nueva para ellos; somos nosotros los que tenemos que cederles y transmitirles un patrimonio cultural, idioma icluído.

Esto es tan evidente que no merece la pena comentar bobadas como la de la señora Ministra. Lo que sucede es que se quiere utilizar un lenguaje “políticamente correcto”, de moda, y no se piensa seriamente en lo que se está diciendo. ¿O es que acaso se sugiere que  todos los profesores acabemos usando la insufrible jerga juvenil, si es que hay sólo una, para dirigrinos a nuestros alumnos, esos mismos alumnos que son incapaces de entender un texto literario o un artículo de periódico por falta de vocabulario, o no son capaces de explicarse con propiedad cuando se les pregunta? ¿Se trata de que ellos aprendan a hablar bien, entre otras cosas, o de que todos acabemos balbuceando incongruencias?

Anuncios