Acción crítica en educación

Con permiso de Lennon

Posted in Uncategorized by JuanV on 11 febrero 2010

Imagina que no hay ESO,
es fácil si lo intentas;
que no hay promoción automática,
sino aprobados con esfuerzo.
Imagínate a todos estudiando todos los días.

Imagínate sin comprensividad,
no es difícil de hacer;
que no hay adaptaciones curriculares,
ni falsa atención a la diversidad.
Imagínate a todos estudiando en paz.

Dirás que estoy soñando,
pero sé que no estoy solo;
espero que algún día seamos mayoría
y la educación vuelva a ser lo que era.

Imagina que no hay evaluación continua,
me pregunto si podrás
valorar el esfuerzo, la constancia, el mérito,
intentando dar lo mejor de cada cual.
Imagínate a todos estudiando en libertad.

Dirás que estoy soñando,
pero sé que no estoy solo;
espero que algún día seamos mayoría
y la educación vuelva a ser lo que era.

Anuncios

Pedagogía oficial: paños calientes

Posted in Uncategorized by JuanV on 7 febrero 2010

Si los chavales no estudian, no hacen los deberes, no trabajan nada en casa y además suelen estar distraídos en clase y no prestan atención a las explicaciones del profesor, ni a las actividades, prácticas, ejercicios, etc., entonces parece evidente que se precisa un cambio drástico y urgente si se desea conseguir resultados positivos en la enseñanza.

La pedagogía oficial seguramente propondría aumentar la motivación inicial de los chavales por cualesquiera medios, un cambio metodológico, una nueva distribución de los pupitres, actividades más entretenidas, investigación en el aula (¿?), uso de los ordenadores. . .

Nosotros pensamos que lo primordial es que cada alumno tome conciencia y aprenda que tiene que estudiar, hacer los deberes, leer, pasar apuntes a limpio, cuidar la presentación de sus cuadernos, dedicar tiempo en casa a lo que se ha hecho en clase cada día. . . y además tendrá que aprender a comportarse correctamente en clase, intentar hacer correctamente los ejercicios y actividades y atender a las explicaciones del profesor concentrado y en silencio.

Y pensamos que ha de ser así por varias razones: en primer lugar, porque por muy buenas que parezcan las medidas que proponen los pedagogos, el principal cambio ha de realizarlo cada alumno individualmente; en segundo lugar, porque es la única forma de enseñar a los chavales a ser responsables y a madurar; en tercer lugar, porque es necesario que los alumnos sean conscientes de que los centros educativos no son un lugar de juego y diversión más allá de los cuatro o cinco añitos, que aprender cuesta trabajo, supone un esfuerzo y hay que dedicar mucho tiempo; y en cuarto lugar, porque tendrán que aprender, en teoría o en la práctica, más tarde o más temprano, que si no estudian no aprenderán lo que tienen que aprender, que si no alcanzan los objetivos previstos tendrán que repetir el curso y dedicar más tiempo a lo mismo, y que si quieren obtener el título el único camino es estudiar.

Más allá de todo esto, se diga lo que se diga, es una chorrada.