Acción crítica en educación

Por una vuelta al sentido común en la enseñanza

Posted in Uncategorized by JuanV on 13 abril 2010

(Manifiesto Elaborado por Ricardo Moreno Castillo, autor del Panfleto Antipedagógico)

Los abajo firmantes quieren hacer pública su preocupación ante el imparable deterioro de la educación en España y proponen una nueva ley de educación que contemple lo siguiente:

1. Un bachillerato considerablemente más largo que el actual. Es una injusticia que, en nombre de una falsa equidad, se prive de la posibilidad de un bachillerato serio y exigente a los buenos estudiantes para que quienes no lo son no se sientan discriminados.

2. Un centro de estudio no es un simple lugar de permanencia, sino un lugar de trabajo. Y como no hay calidad sin exigencia, consideramos que la promoción automática debe ser eliminada para evitar que pase de curso quien no haya estudiado ni se haya esforzado. Asimismo creemos necesaria una prueba general externa al final de la ESO y otra al final del bachillerato.

3. La vuelta a la disciplina en las aulas, para que el derecho de quienes quieren aprender esté siempre por encima del de quienes boicotean la clase, y los derechos del alumno agredido por encima de los del alumno agresor. Para ello, es indispensable el reconocimiento del profesor como autoridad pública, y aceptar sin complejos que el profesor ha de ser quien manda en la clase.

4. Consideramos que la pedagogía no es una ciencia, sino un lenguaje sin contenido que ya ha hecho mucho daño en la enseñanza. Por esta razón, la formación de los futuros profesores ha de estar a cargo, exclusivamente, de las facultades de las especialidades correpondientes.

5. Que en la promoción profesional de los profesores se valore de verdad el saber. Actualmente, por ejemplo, para acceder a una cátedra puntúan más los cursillos y los cargos directivos que los méritos académicos, los libros y las publicaciones. Y por buenas que puedan ser éstas, no cuentan absolutamente nada a la hora de reconocer los complementos de productividad, para cobrar los cuales es indispensable realizar unos cursos, la mayoría de ellos inútiles y alejados de la realidad de las aulas. El saber y la excelencia están hoy día, en el mundo de la enseñanza, perseguidos y despreciados.

6. Para que esta nueva ley sea posible, es indispensable, en primer lugar, que quienes elaboraron la LOGSE y la LOE reconozcan de una vez el monumental error y la necesidad de rectificar, y en segundo lugar, llegar a un pacto de Estado para dejar la educación al margen de la contienda política. A continuación, nombrar una comisión con representantes de todos los partidos para la elaboración de una nueva ley de educación. Los miembros de esta nueva comisión han de ser profesores (no pedagogos), y los partidos han de procurar nombrar a sus representantes en función de su valía profesional, no de su fidelidad política.

Adhiérete al manifiesto

Anuncios

9 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. dolo said, on 17 abril 2010 at 19:11

    De acuerdo en que la pedagogía “progresista” en el mal sentido del término, y al servicio del poder educativa y de una ley determinada (logse) ha hecho mucho daño a la educación. Pero de ahí a decir que la pedagogía son sólo palabras sin contenido, me parece excesivo. Todos tenemos compañeros pedagogos, o los hemos tenido, o los tendremos, y no me parece justo menospreciarlos con esas palabras despectivas, porque también los hay que son sensatos y ponen al servicio de los demás sus conocimientos.
    ¿Que no es ciencia? Bueno, no es una ciencia exacta, desde luego, pero tampoco lo es la filosofía, o la historia (puede ser subjetiva), o la psicología, y son necesarias.
    Por todo ello, ese punto del manifiesto, me parece desafortunado, y es una pena, porque los demás están bien.

  2. Juan said, on 20 abril 2010 at 16:21

    Que la pedagogía no es una ciencia no es cuestión de “considerarlo”: es que es así, le guste a quien le guste. Que es un lenguaje sin contenido es también cierto, puesto que habla de “cómo enseñar” pero no de “qué enseñar”. Un profesor de cualquier asignatura siempre tendrá algo que enseñar a cualquiera, un pedagogo sólo dirá que puede enseñar a los profesores, pero sólo se lo creen ellos mismos.
    De todas formas, con el daño que han hecho, siguen haciendo y harán mientras no cambie el sistema educativo, nada que se diga sobre los pedagogos puede herirlos lo suficiente pues todos ellos son culpables por lo menos de complicidad por omisión: yo no he visto que ningún pedagogo haya hecho ningún manifiesto para quejarse de sus compañeros “malos”; todos son complices por tanto.

  3. Ricardo Moreno Castillo said, on 28 abril 2010 at 22:02

    Dolo, nadie desprecia a las personas. Como no creyente, considero que la teología es un lenguaje sin contenido, como ciudadano creo que no debe de enseñarse religión en los centros públicos, pero eso no quiere decir que trate con desprecio a los profesores de religión. Mientras estén en los centros, y aunque discrepe de la ley que autoriza su presencia en ellos, mi deber es tratarlos con la misma cortesía que al resto de los compañeros. Es más, algunos de ellos son grandes amigos míos, los considero personas cultas y sensatas, y creo que hacen una buena labor cuando proporcionan a los alumnos cierto bagaje de cultura bíblica que les facilita el estudio de la historia del arte. Ahora bien, nada de esto argumenta a favor de que la teología sea un lenguaje con contendido, ni mucho menos a favor de la presencia de profesores de religión en los institutos.
    Mi opinión no es que la pedagogía no sea una ciencia exacta, es que no es una ciencia, y como tal me inspira el mismo respeto que la cartomancia y la adivinación (lo cual no quiere decir que haya que tratar con desprecio a quienes viven de echar las cartas, que en cuanto seres humanos son tan acreedores de derechos como cualquiera). Esto de que la pedagogía es una charlatanería no lo puedo razonar en tan poco espacio, pero en mis dos libros (Panfleto Antipedagógico y De la buena y la mala educación) ofrezco una amplia antología de textos de sesudos pedagogos que avalan claramente mi opinión.

  4. Raquel de Fonseca said, on 29 abril 2010 at 8:29

    El problema no es la pedagogía, son los curas.
    Me explicaré: en el manifiesto no habla de la privatización; es decir de el dinero público sin control a los colegios de curas.
    La pedagogía y la disciplina ya están orgánicamente bajo el mando de los directores. Si a los directores les da la gana, un orientador no pinta nada o los alumnos disruptores se largan en el acto, si dirección quiere.
    El manifiesto no dice nada de eso. Incluso pide autoridad legal para los profesores. ¿También para la privada?
    Parece un manifiesto al servicio del PP

  5. dolo said, on 30 abril 2010 at 20:54

    Ricardo, comparar la pedagogía con la cartomancia o la adivinación me parece excesivo. La Pedagogía no será una ciencia, bueno, hasta puedo llegar, aunque tampoco creo que sea así exactamente, pero es una disciplina, una carrera universitaria, no así la adivinación, hay mucha diferencia entre una cosa y otra. Y si el no ser ciencia, es suficiente para que no esté en los centros educativos, dame una razón de por qué sí debe estar la Filosofía, o la Historia. ¿Es la Filosofía una ciencia? ¿Es la Historia una ciencia?
    No me queda nada clara tu respuesta.
    Por cierto, leí tu “Panfleto Antipedagógico”, y me gustó. Pero una cosa es estar en contra de la Pedagogía oficial y “del régimen” y otra de la Pedagogía en general.

  6. Juan said, on 1 mayo 2010 at 15:42

    Amiga Raquel:
    Es cierto que la privatización es un problema, pero si ahora están mejor que nunca los centros privados es debido a la política educativa del PSOE: basta recordar que la ley que hace realidad la doble red de centros, públicos y privado-concertados es la LODE de 1985, con Felipe González en el gobierno. De todas formas, no es la privatización lo que hace que promocionen de curso los alumnos con 5, 6, o con todas las asignaturas suspensas, era la LOGSE y ahora la LOE, leyes del PSOE; no es la privatización lo que hace que pasen a hacer la ESO alumnos que no saben ni leer ni escribir de forma medianamente correcta, es la ley del PSOE; no es la privatización la que hace que sea necesario poco menos que un juicio para expulsar de clase a un alumno durante unos días, con una comisión de disciplina, careos, vis a vis, etc., es la ley del PSOE.
    Mi postura es de crítica desde un punto de vista de izquierdas, claro que el PSOE tiene poco de eso. Hace años que lleva a cabo un plan de políticas, y no sólo educativas, de marcado carácter neoliberal: basta echar un vistazo a las leyes y normativas andaluzas en materia de educación, por ejemplo el nefasto y fracasado Plan de Calidad, o ahora el nuevo Reglamento de Organización de los Centros (ROC). Las mismas leyes socialistas son reaccionarias y conservadoras: autonomía de centros, más poder a los directores, recortar poderes a los claustros. . . ¿de qué tiene miedo? ¿esa es la transformación democrática que nos prometía?
    En cuanto a la pedagogía oficial basta decir que después de estar muchos años, toda la vida, en la sombra ahora los pedagogos están mejor colocados que nunca. Y mira por donde nunca ha estado tan mal la educación en nuestro país. ¿Autoridad para el profesorado? Sólo la legítima de alguien que va a dedicar su tiempo y energía a explicar cosas a quienes no las conocen y ayudar a aprender a quienes más lo necesitan. Ni siquiera debería ser necesario hablar de ello. Pero la situación, el ambiente de las clases en los centros hoy día y la inestimable ayuda y amparo de las leyes vigentes, hace que sea no sólo necesario sino imprescindible hablar de lo que siempre ha sido de sentido común: no se puede dar una clase (ni hacer nada serio, añadiría) si no se guarda el debido respeto, al profesor y a los compañeros. El problema es que todavía pesan demasiado los prejuicios sobre palabras como autoridad, respeto, esfuerzo, disciplina, etc. En fin no hay lugar para más.

    Saludos

  7. Ricardo Moreno Castillo said, on 1 mayo 2010 at 21:11

    Dolo, para un ateo la teología es un lenguaje sin contenido porque las proposiciones teológicas tienen un sujeto en cuya existencia no cree. Y si un creyente quiere convencer a un ateo, no le va a servir de nada decirle que la teología es una disciplina universitaria (por cierto, desde mucho antes que la pedagogía), tendrá que argumentar por otro lado. En cuanto a la historia, claro que es un lenguaje con contenido. Si yo digo “Napoleón conquistó el Perú”, es una proposición con significado, aunque sea falsa, y la falsedad o veracidad de las proposiciones históricas se puede comprobar acudiendo a los archivos, cotejando testimonios…. La historia del pensamiento es tan ciencia como la historia, aunque las fuentes documentales sean más difíciles de interpretar, porque aun cuando nos conste que un texto sea de Platón, siempre habrá discrepancia entre los historiadores sobre lo que en realidad quiso decir.
    Pero las proposiciones de la pedagogía son un sinsentido. Cuando uno de nuestros prohombres de la pedagogía dice “Hay que dotar a los alumnos de herramientas para hacer frente a un mundo en constante cambio, para lo cual es indispensable un pacto entre todos los sectores implicados…” ¿qué significa esto? ¿Se puede rebatir algo que carece de sentido, y por lo tanto no es verdadero ni falso?
    Me alegro que te gustara el Panfleto. Me costó mucho escribirlo porque, precisamente, se trataba de destruir un discurso vacío, y que de puro vacío dejaba pocos asideros para la argumentación. No sé si has leído el Panfleto en la versión que circula por la red o en libro. Porque en el libro (así como en otro libro mío, De la buena y la mala educación), hay muchos textos de afamados catedráticos de facultades de educación que son para morirse de risa. Por ello, y por muchas otras razones, estoy convencido de que la pedagogía no tiene más base científica que la astrología o la adivinación. Por si te queda alguna duda de la vaciedad de los textos pedagógicos, aquí te dejo uno procedente de un artículo firmado por César Coll, Javier Onrubia y Teresa Mauri (titulado “Ayudar a aprender en contextos educativos: el ejercicio de la influencia educativa y el análisis de la enseñanza”):

    “De acuerdo con este marco, entendemos que para estudiar los mecanismos de influencia educativa que operan en el ámbito de la interactividad es necesario identificar, por un lado, las formas en que se organiza la actividad conjunta y, por otro, los significados negociados por los participantes en el marco de esa estructura de actividad, no sólo en lo que se refiere a «de qué se habla», sino también a «cómo se habla de aquello de lo que se habla». El análisis se centra, por tanto, en las ayudas vehiculadas por el agente educativo a través, por un lado, de la estructura de la interactividad, y por otro, del uso de determinados mecanismos semióticos. En nuestra aproximación, lo que se analiza de la práctica educativa es, por tanto, fundamentalmente, por un lado, la estructura de la interactividad y su evolución (las formas de organización de la actividad conjunta, las estructuras de participación que subyacen a esas formas y los patrones de actuaciones de los participantes que las configuran), y por otro, los significados que los participantes co-construyen, las formas en que lo hacen, y la evolución de unos y otras (los ítems de contenido referidos en el discurso, los marcos de referencia utilizados, las perspectivas referenciales empleadas, procesos de abreviación, las configuraciones de ítems de contenido y los patrones temáticos, los dispositivos de seguimiento y control mutuo…) en el contexto definido por la estructura de la interactividad.”

    ¿Alguno de los contertulios de este blog cree de verdad que esto es otra cosa que pura charlatanería?

  8. dolo said, on 1 mayo 2010 at 22:01

    Ricardo, entonces, según tú, ¿la Pedagogía debería desaperecer de las Universidades? ¿No es un poco extrema esta postura? La Pedagogía existe, y existe desde hace mucho tiempo, y no es que exista aquí, es que existe y es valorada en los países más desarrollados. Por eso no comprendo tu postura. Yo comprendo que estés en contra de determinados planteamientos pedagógicos, pero no de la Pedagogía en sí.
    Desde luego que hay mucha palabrería, pero también, y eso es lo que trato de decirte desde el principio, hay pedagogos sensatos, estudios pedagógicos sensatos, basados en la experiencia.
    Me parece excesivo querer hacer desaparecer la Pedagogía de un plumazo, por mucho daño que haya hecho aquí con la Logse y demás “familiares”.
    Por cierto, leí el Panfleto en libro.
    Sigo sin comprender tu postura, pero te agradezco el diálogo. Saludos!!

  9. Raquel de Fonseca said, on 10 mayo 2010 at 12:28

    Estimado Juan:
    Los culpables de la indisciplina son los directores. Según la legislación actual (incluido ROC anadaluz) los directores de IES públicos pueden hacer lo que les de la gana con la disciplina. No los orientadores. En los privados lo hacen.
    Directores (e inspección) culpables.

    Alumnos que pasan de curso con 5 o 6 suspensas (promoción automática) ya no es así, es promoción semiautomática. Si un niño repite 1º y 2º de la ESO, se pone en 16 años. A esa edad no es obligatorio escolarizarlo. Es un problema los 2ºs de la ESO con repetidores, pero no es la promoción automática. Los culpables son los que admiten a alumnos con 15 años por el morro, sin programas como ACE o PCPI o como se llamen.
    Los encargados de admisión son los directores de los IES públicos. No los orientadores. En los privados lo hacen.
    Directores (e inspección) culpables.

    Los que diseñaron e inventaron la LOGSE y la LODE y lo que sigue fue el PSOE. Claro que sí. Pero se han eliminado algunos de los elementos básicos de los pedagogos: la repetición promoción automática, la desparición de la FP I (se llama Grantía Social o UFIL o ACEs o PCPI) y su mando. Sobre los orientadores mandan los directores.

    En el manifiesto, además de generalidades voluntaristas; se pide:
    1) Un pacto educativo (Con el PP,claro,si no sería un pactillo) y el PP quiere blindar más la privatización.
    2) Reconocimiento de la autoridad pública del profesor. Se infiere que también de de la privada. Nada dice de los culpables: los directores.
    3) Un año más de bachillerato. Bieeeeeeeeeeeeen. ¿Pero se dará en lugar de 4º de la ESO? No sería más lógico un itinerario. No se.

    El manifiesto ese parece que fundamente todas las peticiones de la derecha para privatizar más. Y no dice nada contra la privatización ni contra los directoresy encima lo firma ANCABA. Parece que Ricardo no fuera un profe, por ejemplo habla de cátedras. Hace miles de años que no hay cátedros, ni cosas similares.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: