Acción crítica en educación

¿Deberes sí, deberes no?

Posted in Uncategorized by JuanV on 1 febrero 2013

Todos los años a mitad de curso, indefectiblemente, surge la polémica sobre los deberes escolares. Desde nuestro punto de vista no cabe considerar siquiera semejante cuestión como polémica: los deberes escolares son imprescindibles, son incuestionables, deben formar parte de la escuela como las clases, como los libros, como el recreo.

Pensemos por un momento en las clases de música en un conservatorio, las clases para aprender a conducir, en una autoescuela, o el aprendizaje de un idioma en una escuela de idiomas. En ninguno de esos casos se le ocurre a nadie cuestionar los “deberes”, a nadie se le ocurre pensar, mucho menos defender en público, que el trabajo de los estudiantes en clase en el conservatorio de música, en la escuela de idiomas o en una autoescuela es o debe ser suficiente como para prescindir del trabajo personal del alumno en casa. ¿Se imaginan aprender a tocar un instrumento sólo con lo que se pueda hacer en las horas de clase, sin practicar una y otra vez durante horas? ¿O intentar aprobar el examen de conducir apoyándose sólo en lo que cuenta el profesor en el aula? ¿O se imaginan, quizás, querer aprender un idioma sólo con la asistencia a clase? ¿Por qué las respuestas a estas preguntas están fuera de toda duda y sin embargo para el caso del aprendizaje escolar se cuestiona la necesidad del trabajo personal fuera del aula? Es que, se nos dirá, en el caso del conservatorio de música de lo que se trata es de aprender a tocar un instrumento “de verdad”, como “de verdad” es el aprendizaje de la conducción de automóviles y aprender a hablar un idioma. Pero entonces, ¿es que los que defienden lo innecesario de mandar deberes en la escuela están insinuando que lo que se pretende en ella no son aprendizajes “de verdad”?

deberesNosotros decimos que el trabajo personal, la reflexión individual sobre lo que se ha visto en clase con anterioridad, es posiblemente el único método para interiorizar los conocimientos, para hacerlos nuestros, para “construirlos”, como les gusta explicar a los constructivistas entre quienes, precisamente, hay muchos que cuestionan el valor de los deberes. De hecho, el enorme índice de fracaso escolar de nuestro sistema educativo se debe, en gran medida, a la falta de trabajo personal de los alumnos, falta de estudio, falta de atención, falta del esfuerzo que supone todo aprendizaje. Si a esta situación añadimos la falta absoluta de un ambiente de estudio en las aulas, se entiende que el fracaso escolar sea hoy día como es.

Anuncios

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Enrique Sánchez said, on 9 octubre 2013 at 21:07

    Hay una diferencia fundamental entre las clases de música en un conservatorio, las clases para aprender a conducir y el aprendizaje de idiomas fuera del entorno escolar: que se han elegido voluntariamente y son fruto de un interés personal o de algo que se concibe como una necesidad. Es decir, se les dedica tiempo porque tienen sentido para el que las recibe y porque uno quiere aprender.

    No es este el caso de muchos de los aprendizajes escolares, especialmente en edades tempranas, que son en las que más se abusa de ellos. Como tú mismo afirmas en otro de tus artículos, el que trata sobre bilingüismo:

    “No pensamos que todo esto se pueda lograr, ni mucho menos, desde el planteamiento del estudio de un idioma considerado como una materia obligatoria más en el currículo escolar”
    “¿Qué me dicen de la motivación para aprenderlo? Se supone que un idioma es para utilizarlo, para leerlo, para entenderlo…

    Pues eso, “la falta de trabajo personal de los alumnos, falta de estudio, falta de atención, falta del esfuerzo que supone todo aprendizaje…” no se soluciona completando cuadernillos o copiando los enunciados y respondiendo las actividades de un libro. Especialmente si en tu casa nadie puede ayudarte y no hay un sitio ni un ambiente adecuado para hacerlo.

    Un saludo

  2. jean pierre said, on 6 noviembre 2013 at 16:55

    los alumnos entre clase y deberes tienen jornadas mas largas que los adultos…parece que eso
    no preocupa a nadie !!! hasta que no se cambia el sistema educativo no cambiara nada


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: